startup-business-c_2647332g

¿Se puede emprender con garantías en una ciudad pequeña?

Como gestoría en Sevilla, tenemos mucho contacto con pequeños empresarios que se lanzan a montar su empresa. Conviene que todos seamos conscientes de los riesgos y ventajas de emprender en una ciudad pequeña.

Las ganas de emprender, de montar un negocio propio y hacerlo crecer no se limita a grandes ciudades o entornos urbanos más masificados, a pesar de que, en teoría, emprender un negocio en una zona con gran densidad de población aseguraría una mayor rentabilidad, por las múltiples relaciones, contactos y asociaciones que, sin duda, se tendrían que producir alrededor del nuevo negocio.

Pero seamos realistas, en España únicamente Madrid y Barcelona pueden asegurar un nivel de población lo suficientemente atractivo como para lanzarse al emprendimiento con cierta seguridad en este campo. Frente a este argumento, surge otro igualmente poderoso: el desarrollo de Internet y de todas las nuevas tecnologías han hecho que la importancia de la ubicación física de la empresa se reduzca considerablemente. Hoy en día, el posible mercado ya no está en la ciudad o en los pueblos vecinos (salvo negocios locales, por supuesto) sino que el mercado termina por ser toda la comunidad de navegantes.

Y a todo lo anterior hay que sumar el gran proceso de adaptación a los nuevos usos de la venta en Internet que las empresas de mensajería y transporte han experimentado. Cada vez hay mejores soluciones, más escalables y adaptables, más flexibles y más eficaces para transportar mercancías en tiempo récord y con todas las facilidades para el cliente final.

Por todo lo anterior, hemos de concluir que el territorio en el que vivimos ya no es un obstáculo real para desarrollar cualquier proceso de emprendimiento.

Montar un negocio en una ciudad pequeña

Teniendo todo lo anterior en cuenta, cada vez son más los pequeños empresarios que deciden montar su propio negocio teniendo como sede física pequeñas capitales de provincia o pueblos con poca densidad de población. Para este tipo de emprendedores, hay que señalar algunos elementos que deben tener en cuenta y que les facilitarán mucho el proceso.

Algunos obstáculos para crear una startup en ciudades pequeñas

Quizá el mayor obstáculo para crear una start up en una ciudad pequeña sea la mayor dificultad para crear contactos empresariales, lo que llamamos “networking”. El menor número de empresas y de población puede llevar al empresario a una especie de desconexión y de incapacidad de relación que puede ser contraproducente para el negocio.

Otro obstáculo no menos importante se refiere a la posibilidad de encontrar personal lo suficientemente bien capacitado, con conocimientos específicos, experiencia y sólida formación. Dado que todo ello redundará en el buen funcionamiento de la empresa, ésta no es una cuestión precisamente menor.

¿Pero, hay ventajas de crear una startup en pequeñas ciudades?

Y si hay obstáculos importantes, no menos importantes son las ventajas: los costes de producción son evidentemente menores, con lo que la cuenta de resultados de nuestra start up se verá muy favorecida. Tampoco el desembolso económico para contratar empleados es igual ni para alquilar o comprar la sede física, oficinas, locales, etc.

Si bien las posibilidades de relación y networking son menores que en las grandes ciudades, lo cierto es que pueden ser menores en número pero mejores en calidad e intensidad, precisamente por la carencia de oportunidades diversas.

Para compensar la carencia de mercado local, el empresario puede verse obligado a afinar su estrategia en Internet, lo que puede convertirlo en un referente de calidad de marca e impulsar sus ventas. Las fronteras y los mapas cada vez tienen menos espacio en un mundo globalizado.

Resumiendo: las nuevas tecnologías y las posibilidades que nos aportan hacen posible el emprendimiento rentable y exitoso en pequeñas ciudades, que, además, se ve favorecido por algunas ventajas que lo convertirán en realmente competitivo.

Deja un comentario

*

Si no tiene déjelo en blanco.