asesoria jubilacion autonomo

¿Es posible ser autónomo y cobrar la jubilación?

En los últimos días ha salido a la palestra la noticia de que el Gobierno está estudiando recuperar la figura de la jubilación forzosa por edad. Por este motivo y desde nuestra experiencia como asesoría en Sevilla nos gustaría aclarar algunas ideas en este artículo.

La jubilación se trata de un sistema fijado por el sistema laboral de un estado cuyo objetivo principal es garantizar sustento y descanso a personas de avanzada edad tras toda una vida de trabajo. Básicamente, es una cuantía entregada al ex-trabajador, y es una especie de retorno del dinero invertido por este en el fondo de pensiones público. Resulta normal que, si se establece este sistema como un sustitutivo de la carencia de ingresos derivada de dejar de trabajar, no resulte compatible con ejercer un empleo. Por tanto, por norma general, existe la incompatibilidad de trabajar y cobrar, al mismo tiempo, la pensión de jubilación. Pero como en todas las normas existen excepciones.

A continuación detallamos cuatro casos en los que se puede compaginar ser trabajador en activo y percibir una retribución por jubilación:

1. La jubilación parcial

Esta excepción implica que un trabajador que haya cumplido los 60 años y haya cotizado al menos 15 años, en el caso de la jubilación parcial sin contrato de relevo y 30 o 33 años cuando exista contrato de relevo, pueden reducir su jornada completa entre un 25% y un 75% simultaneándola con el cobro de la pensión.

2. La jubilación flexible

En este caso el trabajador estaba jubilado al 100% y decide volver parcialmente al trabajo. Se caracteriza por compaginar el cobro de una pensión con la realización de una jornada laboral remunerada a tiempo parcial. En esta ocasión, el límite de reducción de jornada se sitúa entre un mínimo del 25% y un máximo del 50% o dicho de otro modo, el jubilado debe realizar una jornada de entre el 75% y el 50% de la jornada de trabajo a tiempo completo. La pensión de jubilación, lógicamente, será minorada en función de estos recortes de la jornada laboral. Una vez se abandone esta actividad laboral, las cotizaciones obtenidas en ella valdrán para incrementar la pensión de jubilación que se estaba percibiendo.

3. Compatibilidad de la pensión con ingresos que no llega al salario mínimo interprofesional (SMI)

El salario mínimo interprofesional equivale a lo que, como mínimo, ha de recibir un trabajador, en unas condiciones normales de jornada laboral desempeñadas. Dicho indicador se actualiza cada año, en función de una serie de variables cruzadas. En la línea de lo comentado, se permite la posibilidad de cobrar la prestación de jubilación y, al mismo tiempo percibir unos ingresos provenientes de trabajos por cuenta propia cuyos ingresos no superen al SMI en cómputo anual.

4. Un trabajador en el que recae la titularidad de un negocio

Tras la aplicación de La Ley de Reformas Urgentes del Trabajo Autónomo se acepta que un trabajador autónomo cobre el 100% de la pensión de jubilación y desarrolle una actividad económica siempre y cuando tenga contratado a un trabajador por cuenta ajena. Sin embargo los administradores de una sociedad mercantil que obligatoriamente están encuadrados en el régimen de autónomos se les niega esta posibilidad.

No son raros, los casos de empresarios que, una vez rebasada considerablemente su edad reglamentaria de jubilación, continúan dirigiendo el negocio. Sin ir más lejos, en nuestra asesoría en Sevilla contamos con varios ejemplos de ello.

Pues el juzgado de lo social número 3 de Oviedo ha dictado una sentencia en la que reconoce  a un asturiano administrador de una S.L., este derecho.

Este asturiano que llegó a la edad para exigir una pensión por jubilación, el INSS le denegó la pensión por ser socio administrador de una S.L. Después de un primer recurso presentado, la resolución administrativa emitida desde la Seguridad Social sólo le reconoció una pensión de jubilación del 50% mientras fuera compatibilizada con el trabajo de gerente en su propia empresa.

No conforme con esta resolución y tras acudir nuevamente a los tribunales argumentando que la última reforma legal (L 6/2017) tenía como finalidad principal no solo una mejoría de la situación de los autónomos, sino también la promoción y defensa del empleo, ha logrado que los jueces le den la razón. Por lo que finalmente el Juzgado de lo Social número 3 de Oviedo, ha reconocido a este afiliado al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) su derecho a cobrar este subsidio en su integridad, a pesar de continuar regentando un negocio.

Esta sentencia no es firma y puede ser recurrida pero es pionera y abre la posibilidad de recurrir a autónomos que regentan una sociedad mercantil.

Deja un comentario

*

Si no tiene déjelo en blanco.